La Epistemología relativista y como nos manda a la mierda

Mucho se habla de la decadencia de la sociedad, de nuestros valores y principios, que estamos decayendo como seres humanos. Y es muy cierto, hemos tenido muchos logros, roto tabúes y trascendido barreras culturales, pero por cada mal que derrotamos creamos uno nuevo, uno que no lo apreciamos a simple vista por lo que hemos apuntado hacia chivos expiatorios como los hippies, los emos, las minorías robándose los trabajos del hombre blanco, el feminismo y Mijares.

Me estoy refiriendo a la madre de todos los males de nuestra sociedad y la que permite que perduren: El relativismo. La creencia de que cada uno hace su realidad y todos pueden tener una opinión válida y debe ser respetada por el simple hecho de ser una opinión. Se que te has encontrado esa gente antes, aquellos que derraman cualquier gonorrea verbal y lo venden como creencia válida y en algunos casos tienen hasta la osadía de decir que es verdad, por más alejado que pueda estar de aquello. Ahora tener creencias sólidas es ser de mente cerrada, defenderlas es ser arrogante y criticar alguna opinión mal formulada es ser abusivo e intolerante.

Si, podríamos ser “tolerantes” y dejar a la gente creer cualquier estupidez mientras los hagas felices, pero esta actitud relativista ha dado paso a la nueva generación de ignorantes y mediocres que hoy ocupan la mayoría de la población.

El relativismo es ignorancia.

La mayoría de las estupideces que nos fastidian en nuestros días se dan porque nosotros al no cuestionarlas permitimos que estas existan. El relativismo tiene acogida entre los mentalmente anormales porque toma como primicia la idea de que no existen verdades absolutas y todo (absolutamente todo) está sujeto a la percepción de un ser humano. Lo cual da luz verde a que cualquier analfabeto formule cualquier astracanada que pasa como opinión válida porque “así es como lo ve”. Como tratamos lo posible de “respetar” la idiotez de la gente ya no existe objetividad ni debate, ya que cualquier verdad se transforma en opinión. La ciencia es opinión, el intelecto es opinión, la definición de un país desarrollado es opinión, un buen seno está sujeto a opinión, que las hippies tienen el seno atrofiado es opinión, etc. Y discutirlo es insensato porque a la larga todos tenemos que “estar de acuerdo a estar en desacuerdo” porque – según la postura relativista- nunca se puede saber nada con exactitud. Profundo, no? No, ese eres tú siendo un perfecto imbécil.

El relativismo también es un asalto al lenguaje, mira palabras que antes tenían un significado específico ya no significan nada. Allá por los años 30, en Europa empezaron a surgir un grupo de agitadores autoritarios que cambiaron el curso de la historia, se hacían llamar Nazis. Es importante identificar el nazismo o ideologías aledañas para evitar que este se apodere de nuestras libertades, pero en la actualidad un ‘nazi’ es cualquier persona que ejerce cualquier forma de autoridad, por más necesaria que sea para el orden social.

Lo mismo pasa con los terroristas, nunca está de más el neo-hippie que regurgita soeces como “el terrorista de uno es el libertador de otro” como si envolverse en explosivos, volar un autobús con civiles con el fin de establecer un régimen dogmático-fascista en una región ya afectada por la garra del autoritarismo y la persecución, signifique la búsqueda de la libertad. Es casi como decir que masturbarse ferozmente 3 veces al día es tener una relación intima con la mano derecha.

Nunca está de más el idiota que trata de sugerir que no existen mentalidades barbáricas si no “diferentes” y agregan insulto a la ofensa tratando de trazar paralelos entre una y la otra.

Hace poco, un insolente que no recuerdo como se llamaba publicó en un foro un video sobre la “Integración cultural de Oriente y Occidente”. Hasta ahí todo bien. Pero luego comienza a poner ciertos aspectos de ambas culturas en el mismo contexto: por ejemplo una mujer que se la obliga a cubrir su rostro en Medio Oriente, es tan oprimida como una modelo de occidente. La primera por la ley, las tradiciones de la región y la frustración de unos cuantos hombres por la pequeñez de sus penes. La segunda en cambio es esclava de la moda, la ropa, la amoralidad social y otras estupideces que no alcancé a leer porque la ira me provocó salir a jugar bádminton con ranas.

Apuesto a que esta gente ni siquiera mastica bien de lo poco funcional que es su cerebro. Pobres maricas que no quieren admitir ciertas verdades por ser tachados de “intolerantes” o que no son culturalmente sensibles. Me meo en tu sensibilidad cultural, lo que sea que signifique, si cosas tan claras como la opresión son relativas no hay espacio para la crítica, y si no hay espacio para la crítica ni el debate le damos la libertad a que lo que hemos repudiado durante centurias sea aceptable. Felicitaciones, tu sensibilidad y tolerancia están forjando un mundo ignorante, insensato y mediocre. Puedes reclamar tu premio Nobel al retraso mental a lo que te vayas.

El relativismo es mediocridad.

Es muy probable que hayas escuchado las frases “Lo importante no es ganar, si no competir”, “No importa la belleza si no lo que hay por dentro”, “El dinero compra todo menos la felicidad”. ¿Te has dado cuenta que la gente que dice esas idioteces son perdedores, feos y no les alcanza el dinero para comprar felicidad (ayer me compré 2)?

Es su salida fácil al hecho de que no se esforzaron lo suficiente, son las mismas nenas que en vista de que sacaron mal en un trabajo de la universidad piden que “le reconozcan el esfuerzo”, que en otras palabras quiere decir que les premien su mediocridad. Denle un Oscar a “Snakes on a Plane” ya que están en esa tendencia.

Los seres humanos somos por naturaleza personas competitivas, deseosas de explotar su potencial al máximo y por más duro que nos pueda resultar a veces es la misma frustración de no haber logrado algún cometido lo que nos motiva a ser mejores hasta que logremos lo que nos propusimos en primer lugar. Pero si ganar es relativo, ¿cual es el punto de competir? Claro, no hay nada malo en ser segundo o tercer lugar, pero tampoco es razón para regocijarse ya que a la larga vivirás en el engaño de una victoria que nunca realmente lograste.


Me importa un carajo.

La belleza tampoco es algo sujeto en su totalidad a la percepción, unos pueden tener sus gustos particulares pero si hay una manera muy objetiva de definir a una persona atractiva: mirándola y dejarse de huevadas. No existe la “belleza interior”, ese es un eufemismo para poner a la inteligencia y personalidad (cualidades que todos los seres vivos deben tener) en el mismo contexto que la apariencia física, cuando en realidad uno tiene que complementar al otro. Es verdad que la belleza es algo que se adquiere desde el nacimiento para la mayoría de la gente, pero nunca está de más cuidar la apariencia, talvez ese peinado no te queda o talvez necesitas accesoria en como te maquillas. ¿Has pensado en bajar / aumentar de peso? Hazlo. Siempre existe una manera de verse más presentable y agradable a la vista. Y si todo esfuerzo es fútil siempre existe la cirugía plástica, lo que nos lleva al siguiente punto:

El dinero si puede comprar felicidad. Fuiste feliz cuando te regalaron tu primer Nintendo, cuando visitaste un parque de diversiones, cuando viste la película que te gustaba en el cine. Te sentiste realizado cuando comenzaste a trabajar y te gastaste tu sueldo en trago, drogas y putas. Todo eso fue pagado con dólares y diferido a 6 meses sin intereses, y fuiste feliz. Si no trabajas aún, sabes la miseria que es depender de la mesada de tus padres. Levántate y consigue un trabajo, muchas licoreras, negocios informales y madres solteras dependen de ello.

Claro, siempre puedes salir al parque y jugar con una cometa pero a ese punto ni todo el dinero del mundo va a re-comprar tu dignidad.

Anuncios

8 pensamientos en “La Epistemología relativista y como nos manda a la mierda

  1. andresparreno

    Recuerdo una frase en Batman begins que ilustra perfectamente la idea principal de tu post. “Los criminales perduran por la indulgencia de la sociedad” Lo mismo se aplica para los anormalmente imbéciles.

    Emil mi dios.

    Responder
  2. Eduardo

    No es solo cuestión de indulgencia, es incluso un mérito ser anormalmente imbécil y respetar todo tipo de lacra auditiva que puede salir de las cuerdas vocales hidrocefálicas de todo tipo de mierdas cuasi-personas (te amo http://www.menarebetterthanwomen.com).

    Puta vean todos los posts anteriores, todo lo que es motivo de burla / asco / verguenza ajena / miseria es debido a que hay personas que no tuvieron la oportunidad de escuchar a alguien decirles: “No miserable pedazo de mamaverga, en qué chucha estás pensando? Por dios carlitos inyectarte heroína en la uretra antes de ponerte a pintar una obra de arte no te va a hacer más talentoso”. No, marquitos, que tus amigos te soben las pelotas cuando casi metes un gol no es una opinión personal de amistad, es palpitante mariconada, etc. etc. etc. siendo intolerantes todo se pudo evitar. Qué de a verga.

    Responder
  3. andresparreno

    Eduardo gracias por explicarme el objetivo de este post y del blog en general, jamás lo hubiese deducido solo.
    Pero creo que esa mierda también nace de la siguiente frase miserable: “Beauty is in the eye of the beholder” combinada con la porquería de gente que decidió dar crédito y compasión a la gente que merecía la cárcel al preguntarle en pose de psicólogo o investigador “¿Cómo fue su infancia?”
    La respuesta siempre contiene abusos y mierdas. Entonces aparecen los cretinos(abogados) que quieren encontrar justificación a eso y “comprender” porqué este desquiciado/a decidió empalizar monjas. Acto seguido lo declaran “loco”
    Luego, esa idiotez de ponerse en los zapatos del otro crea una cantidad brutal de crímenes sin castigo y una sociedad demasiado imbécil como para frenar la avalancha de mierda en la que nadan a diario, pues están muy ocupados comprendiendo al anormal que se caga en ellos.

    Responder
  4. Emil Aragundi Autor de la entrada

    Peor son la nueva generación de padres e instituciones educativas irresponsables que por miedo de no “crear traumas” a los niños hiperactivos de ahora, los ponen bajo medicación y les dan tratamiento de niños especiales en vez de disciplinarlos como debe ser.
    Claro, no hay que corregirlos hay que entenderlos. Deberían más bien entender que están creado la nueva generación de mediocres.

    Responder
  5. Alicia

    A pedido de Eduardo iba a dedicar unas cuantas líneas, tal vez párrafos para opinar sobre la epistemología relativista y sus cosecuencias en esta sociedad, pero después de leer sus comentarios, lo único que puedo decir es que sin esta “libertad de opinión” y “lucha por la inclusión de mentes menos privilegiadas en la sociedad” y así una lista de otros seres de poca capacidad… sus vidas no tendrían ningún sentido. ¿a quién ofenderían?, ¿a quién haría sentir miserable?, ¿contra quién reforzarían sus enormes egos y lograrían sentirse más viriles???? lso necesitan COMPLETAMENTE para ser felices!!! o no?

    Responder
  6. Emil Aragundi Autor de la entrada

    Alicia

    ¿a quién ofenderían?, ¿a quién haría sentir miserable?, ¿contra quién reforzarían sus enormes egos y lograrían sentirse más viriles???? lso necesitan COMPLETAMENTE para ser felices!!! o no?

    Es curioso que este tipo de observaciones me hacen acordar a la infinita pregunta que se hacen muchas personas que -al igual que mi persona- dedican bastante tiempo de su día en la red: ¿Qué haríamos si no existiera el Internet?

    La respuesta es muy simple: haríamos otra cosa, talvez más productiva o no. El hecho está de que en este mundo existe el Internet y los voluntariamente retardados y por ende dedico mi tiempo libre a ambos. Además, exponer esta clase de verdades no es con el propósito de “sentirme más”, sería absurdo e infantil ya que mi postura dentro de un marco objetivo es netamente normal y rasonable. El propósito más bien es lograr que aquellos que se creen más o que tienen algún grado de relevancia (hippies, clowns, scientólogos, Magic Johnson, et al) sepan cual es su verdadera posición en el mundo.

    Responder
  7. andresparreno

    Bueno en realidad no creo que el objetivo principal del blog es ofender. También estamos buscando dar algo de peso a los argumentos, no es sólo crítica sin análisis. Si solo estuviésemos profiriendo insultos o idioteces entendería que estamos fuera de lugar o haciendo algo para alimentar nuestros egos como comprar camionetas de 100 metros de alto y ponerles parlantes X – plod para escuchar reggaetón o asesinando toros en corridas, entonces tendría sentido decir que lo hacemos para reafirmar nuestra virilidad o algo parecido. Pero si analizas mejor, te podrás dar cuenta que este blog no tiene muchos lectores y no llega inmediatamente a los cretinos que son “víctimas” de este escudriñamiento. Por lo pronto es bastante necesario apuntar que bastante de esto a pesar de llevar una relación obvia con el chiste, muchas veces suelta algunas cosas que bien podrían ser verdad. Y cuando la gente suelta las verdades es odiada o criticada en este caso de “buscadores de virilidad” Además creo fervientemente que atacar nuestra sexualidad es un argumento muy débil como para invalidar lo que se expone en los textos del blog. y además es el argumento por excelencia de cualquier ama de casa que odia a su marido. Creo que las personas que son criticadas en el blog necesitan la crítica de otros por que como es obvio, carecen de ella.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s